Soy Luz

Hasta el 16 de abril, el Museo de Arte Contemporáneo José María Moreno Galvan acoge la exposición de fotografías "Soy Luz" organizada por la Delegación de Igualdad del Ayuntamiento de La Puebla de Cazalla con motivo de los actos del día internacional de la mujer.

Al nacer nos alumbran, nuestras madres nos dan la luz. Ese fulgor no puede apagarse ante nada ni ante nadie, es nuestra responsabilidad mantenerlo vivo en todo su esplendor, a pesar de los diferentes vericuetos que nos dispone el tránsito vital. Y damos esa luz a los espacios que habitamos, llenándolos de vida y alegría.

Soy Luz es un trabajo que señala lo importante que es la mujer en los espacios de convivencia y para las personas que la rodean. Las mujeres fotografiadas para esta exposición son todas usuarias del Centro Municipal de Información a la Mujer, dependiente del área de Igualdad del Ayuntamiento de La Puebla de Cazalla. El objetivo de este área es trabajar para que nada permita que ellas pierdan el aura que las circunda, empoderando su integridad.

Con esta muestra se quiere, por un lado, valorar el trabajo que se desempeña desde este Centro Municipal; y por otro, hacer visible que siempre hay motivos para sonreírle a la vida. Así, sus trabajadoras ponen todo el esfuerzo a disposición de las usuarias para que, en los casos en que esa luz se difumina, recobre todo su brillo. Con este fin se facilitan una serie de recursos de orientación y una programación de actividades encaminadas a la concienciación de la igualdad desde todos los ámbitos y para todos los públicos, sean de la condición que sean, tengan la edad que tengan. Sólo asimilando estos conceptos, desde la educación, llegaremos algún día, ojalá, a poder prescindir de sus servicios.

El área de Igualdad siempre tiene las puertas abiertas y trabaja de corazón para arropar a quien necesita de amor y comprensión. Vivimos en un mundo donde sobran los excesos y los atropellos, lo que nos aboca a coexistir en una tensión permanente. Para esto no evolucionamos durante tantos cientos de miles de años.

La razón la alcanzamos para entendernos, no para distanciarnos de nuestros semejantes. Lo expuesto aquí puede ser una quimera, pero si no se logra la igualdad entre prójimos estaremos perdidos como raza. Mientras haya quien lo entienda y lo comparta habrá esperanzas. Por eso todos debemos ser luz.