Salvador Cabello Ruiz nació en La Puebla de Cazalla en el año 1927. Por circunstancias familiares asistió a la escuela muy poco tiempo. Ya desde pequeño demostró afición al arte y a la literatura, y siendo muy joven ya dibujaba y escribía poesías. Consiguió entrar en la Escuela de Artes y Oficios de Sevilla, a la que acudía mientras cumplía su servicio militar. Poco después marcha a Madrid, y allí obtuvo varios trabajos afines a la pintura. Al mismo tiempo, se hace amigo de figuras importantes del mundo del arte y la cultura.

De vuelta a La Puebla, puso una tienda de comestibles y un bar en la Plaza Nueva, que sirvió de lugar de reunión a un grupo de moriscos que compartían sus aficiones. En aquel período colaboraba en publicaciones locales y participaba en todas las actividades culturales que se realizaban en el pueblo, sobre todo como autor y director de  obras de teatro, entre las que destaca “La Petenera”, que obtuvo un gran éxito en todos los lugares donde se representó. La Petenera escrita y presentada en 1958. Tiene resonancias de los mundos lorquianos y rasgos del lenguaje de los hermanos Quintero en los diálogos. En el desarrollo del argumento, mezcla los textos en prosa con las letras flamencas y los romances.

Posteriormente se dedicó más a la pintura, produciendo abundantes cuadros de temas muy variados, aunque siguió también con su producción literaria: obras de teatro (La Caracola, Gitanos errantes, etc.), poesías flamencas, guines para la televisión local, etc. Además, se dedicó a dar clases de dibujo y pintura a los niños y niñas en los centros escolares de nuestro municipio.

Salvador Cabello fue un heredero de Zurbarán. Sus cuadros tienen un aire que es una gloria mirarlas. No resultan elevadas ni sutiles, sino cercanas y sencillas. Ha sido un morisco merecedor de toda admiración por su labor continua a favor del arte y la cultura, aparte de poseer grandes valores humanos.