Un paseo por La Puebla de Cazalla supone el recuerdo más vivo del torero. Multitud de bares y sitios recuerdan a un torero que aportó su grano de arena al progreso de esta preciosa población. La huella de Antonio Fuentes se encuentra en avenidas, calles, inmueble... Aquí, instaló dos bodegas, una fábrica de aceite, una de anisado, otra de orujo y compró varias parcelas. En la Puebla de Cazalla disfrutó de una retirada de lujo. Todo ello desmiente esa imagen de torero arruinado que ha llegado erróneamente a nuestros días. Hoy en día, la famosa Bodega de Antonio Fuentes, situada en la confluencia de las avenidas de Antonio Fuentes y José María Moreno Galván, es un edificio que ha sido remodelado para su uso como centro ocupacional y salón de actos, y en cuya fachada se puede leer unos versos del poema que dedicara Gerardo Diego al torero.

Bodega de planta rectangular estructurada en dos partes; una primera con las dependencias donde se elaboraban los caldos y que se distribuyen en torno a un patio interior (centro cultural); y una segunda parte donde se ubicaba la nave de almacenaje de los toneles y cubas (privado).

Fachada: totalmente encalada distribuida en tres partes. Hacia la Avd. Antonio Fuentes aparece la de mayor longitud con un claro predominio del muro sobre el hueco, apareciendo dos pequeñas ventanas de ventilación que corresponde al Centro Cultural y el resto de la fachada hasta el Hogar del jubilado se encuentra mucho más alterada por la existencia de comercios privados. Un segundo cuerpo de fachada similar al anterior pero de menor longitud aparece hacia la Avd. J. María Moreno Galván. Y hacia la rotonda donde se enlazan estas avenidas, aparece la portada de la bodega. La portada se presenta con un acceso con arco rebajado y flanqueado por ventanas rectangulares entre pilastras que se prolongan hasta el pretil regionalista, en el cual observamos detalles decorativos en ladrillo visto y jarrones cerámicos a modo de remate.

Estructura: Muros de carga sobre los que descasa la cubierta con estructura de madera.

Materiales: Muros de fábrica de ladrillo, rejas metálicos y carpintería de madera.

Cubierta: Cubierta inclinada de teja árabe a dos aguas.

Gran valor etnográfico el de este edificio no sólo por ser una antigua bodega, sino por ser un símbolo referente de unos de los personajes más reconocidos del municipio. También muestra una arquitectura destacable.